Un italiano suelto en La Boca

Daniele de rossi


Por Tobias Grinberg

Daniele De Rossi viajó desde Roma a la Bomonera para cumplir el sueño de jugar en el Xeneize.

De Rossi es un jugador europeo. Hasta este año había jugado en un club durante toda su vida, desde su infancia: la Roma, de Italia. Pero no le renovaron el contrato. Entonces no se sabía a dónde iría a parar, si se iba a retirar o cuál iba a ser su futuro. Hasta que días después De Rossi llegó a Boca. En 2018, después un partido de Champions League, en una entrevista para Fox Sports, mencionó que en un futuro se imaginaba vivir experiencias nuevas. Y mencionó que le gustaría jugar en Boca ya que le gustaba de pequeño por el amor que le tenía a Diego Maradona, a la Bombonera y a su hinchada.

Fue sorprendente la llegada del jugador italiano ya que los últimos europeos que vistieron la camiseta azul y oro fueron: Julio Luis Alas, Pedro Bonis Arico Suárez y Pablo Marcelo Trobbiani, de nacionalidad española; y luego los otros tres futbolistas italianos que jugaron el el club Xeneize: Mario Busso, Juan Brattina y Nicolás Novello. Y el último antedente europeo en jugar en Boca fue Mikael Yourassowsky, de Bélgica, que llegó a Boca en el 2002 y sólo jugó un partido en la Primera División por el torneo Clausura de 2004. Ahora, con la llegada de de Rossi pasaron 15 años desde que un europeo no jugaba en Boca.

El Italiano antes de llegar a este club había dicho en varias entrevistas que él no se quería retirar sin haber jugado en Boca y este sueño que parecía imposible para el mismo jugador y los hinchas se pudo cumplir. Este año también hubo otros refuerzos llamativos en el fútbol sudamericano, ya que como De Rossi llegaron otros jugadores de suma importancia mundial: Dani Alves y Juanfran, que se fueron al San Pablo, de Brasil; Ranha y Filipe Luis, que se fueron al Flamengo, también de Brasil, y por último Enner Valencia, que migró del Manchester United a Liga de Quito. Estos jugadores que jugaban antes en clubes europeos ahora migraron a equipos de Sudamérica.

De Rossi ganó un mundial con su selección en el año 2006. En el mundial de Alemania, Italia se coronó campeón por penales 5-3 luego de empatar 1-1 ante Francia. El gol azzurro fue de Materazzi a los 19 minutos del primer tiempo y el gol de los galos fue a los 7 minutos del primer tiempo de penal, marcado por Zidane. Antes de protagonizar los penales, de Rossi entró por el número 10 Francesco Totti, con el número 4. Luego de eso convirtió el tercer penal para Italia y lo demás es historia.

Al debutar en Boca metió su primer gol ante Almagro, por la Copa Argentina. El partido terminó en un 1-1, fueron a penales y al nal fue un 3-1 abajo para el Xeneize. Eso lo llevó a la eliminación de la Copa Argentina. De Rossi también jugó uno de los partidos más importante para él y esa había sido otra razón por la cual el jugador vino a jugar a la Argentina, por un Superclásico: el partido terminó en un aburrido 0-0 en el Monumental. Luego, sufrió una lesión y su presencia en el mediocampo xeneize se discontinuó. Pero nada le va a quitar el placer de haber cumplido su sueño.